Trastornos en nuestras aves: Picaje

Trastornos en nuestras aves: Picaje

agapornis picaje2

Causas principales del picaje

Para determinados expertos en la materia, se trata más de un reacción que de una enfermedad, y ven este problema como una respuesta del ave a algo que le incomoda o le estresa. De esta manera, concluyen que hay tres causas principales para la aparición de este comportamiento.

Enfermedades y padecimientos. Entre ellas encontramos problemas dermatológicos, desórdenes en el metabolismo y parásitos externos que provocan cambios físicos en picos y patas que en algunas ocasiones derivan en el picaje del ave. Las complicaciones intestinales provocan una mala absorción de vitaminas, proteínas y ácidos grasos esenciales para el animal, que también conllevan el deterioro de las plumas. En algunos casos, se ha atribuido a una alergia alimentaría a las semillas, pero esto es más frecuente en aves solitarias. Por último, la desnutrición también provoca que el ave mutile sus plumas, sobre todo cuando ésta sigue una dieta pobre o carente en vitamina A, que reduce la absorción intestinal de nutrientes.

Causas medioambientales. En este apartado se enmarcarían aspectos como un ambiente seco, la falta de silencio y oscuridad para conciliar el sueño, el tamaño y forma de la jaula -cuando alberga a más de un ejemplar, las aves dominantes pican a las más débiles iniciándolas al picaje-, la carencia de luz, el volumen de ruido inadecuado, la falta de higiene en la comida y el agua o cualquier otro contexto que disguste al animal.

Causas conductuales. Esto es, que nuestra mascota se sienta sola, se aburra, carezca de estimulación o habilidad para afrontar cambios, estrés, o quiera llamar la atención. También puede ser debido a un corte incorrecto de sus plumas de vuelo. Así, en las psitácidas muy sociables, puede ser resultado de celos, aburrimiento o algún tipo de frustración. Además, alojarlas en jaulas pequeñas les producirá heridas que motiven el comienzo de esta reacción.

agapornis picaje
¿Qué hacer para solucionarlo?

Debemos tener en cuenta que las aves poseen, además de una inteligencia excepcional, un sentido afectivo y emocional bien desarrollado al acostumbrarse a la vida en el hogar. De ahí que desarrollen posibles dependencias hacia ti, lo que nos obliga no sólo a tenerlas bien alimentadas, sino también a mostrarles especial atención. A raíz de detectar esta enfermedad debemos cuidarlas un poco más, observarlas a menudo y mostrarles cariño. Así evitaremos que nuestra mascota recurra a esta táctica para llamar tu atención.87704368

 

No obstante, siempre será difícil conocer la causa del inicio y lograr un diagnóstico claro puede llegar a ser frustrante tanto para el dueño de tan singular mascota, como para el veterinario. Por eso, es aconsejable comenzar por descartar posibles causas del problema. En primer lugar, hay que valorar la probabilidad de que fuera consecuencia de alguna enfermedad, teniendo en cuenta después las causas medioambientales y, si todavía no encontramos la respuesta acertada, pasaremos a evaluar las posibles causas psicológicas o conductuales.

Si el picaje se debe a una causa patológica, intentaremos eliminar la enfermedad causante. Pero cuando se debe a una alteración en el comportamiento se podrá frenar con una serie de medidas que señalamos a continuación:

  1. Eliminar del ambiente aquello que podría ser causante del estrés que sufre el ave.
  2. Colocarle en un aviario exterior.
  3. Administrarle una dieta completa con alimentos variados y naturales.   fruta
  4. Entretenerle con juguetes. Esto le hará desviar el comportamiento destructivo que tenía con sus plumas.
  5. Distraerle con un nuevo compañero.
  6. Jugar y pasar tiempo con ella para mantenerla entretenida.

juguete interactivo loro rulotrixie-rueda-de-juego-natural-living-roedores-7xa-5cm

 

 

Acude al veterinario     4633527204_45c5105a6a

Antes de nada, debemos diferenciar claramente el picaje con la muda del ave. Mientras el primero deja fácilmente perceptibles a la vista zonas de piel descubiertas e incluso la ausencia de tres o cuatro plumas, la muda es un proceso natural necesario y nunca deja áreas sin plumaje. Por ello, cuando observes que tu mascota se está arrancando plumas, haz una visita al veterinario. Es importante acudir rápidamente a la consulta porque, lo que puede parecer una reacción aislada a simple vista, se puede convertir en un mal hábito.

 

Cuando los síntomas se prolongan en el tiempo, es difícil que nuestra mascota abandone esta costumbre, pero si el problema no llega hasta tal punto de gravedad y se van adoptando las medidas idóneas, es posible resolver las causas patológicas. En este sentido, es imprescindible consultar con el veterinario para que emita un diagnóstico.

Dado que las causas pueden ser múltiples, esperaremos la conclusión del especialista. No obstante, no existe un tratamiento específico, por lo que el veterinario dará una serie de pautas terapéuticas para cada caso en particular. Esto quiere decir que cada ave tendrá que someterse a una terapia especial y que se necesitará un plazo amplio para comprobar resultados, que no siempre van a ser positivos.

 

Podemos evitar el picaje

Te recomendamos educar a tu mascota en la realización de prácticas correctas de nutrición, manejo y necesidades sociales con otras aves, lo que le ayudará a reducir esas costumbres. La dieta debe ser rica en carotenos, elementos que encontrarás en zanahorias, mangos, nectarinas y vegetales de color verde oscuro.

Frutas

En el hogar, procura no mantenerla en la cocina y evita su exposición al humo que este lugar desprende, ya que cubriría el plumaje y lo engrasaría. También es conveniente que rocíes tu mascota con agua tibia para estimular y favorecer el acicalado. Esto contribuirá a conservar la calidad y estado sanitario de las plumas.

Como las medidas terapéuticas no siempre obtendrán resultados satisfactorios, es importante tener en cuenta una serie de métodos que tú mismo podrás llevar a cabo en casa para evitar que el ave adquiera este comportamiento.